Funciones de un licenciado en derecho

Dado que la labor de estos expertos siempre ha sido necesaria como una especie de mediador entre las autoridades y los ciudadanos, el derecho es uno de los campos de estudio más antiguos.

La licenciatura en derecho tiene como objetivo principal preparar a profesionales que puedan debatir de forma legal para resolver problemas.

Es fundamental que los alumnos que cursen esta carrera comprendan que el estudio correcto del derecho puede conducir a la adquisición de habilidades para resolver problemas jurídicos y para aplicar los métodos de análisis adecuados a cualquier circunstancia que se presente.

Hoy en día, existen varias opciones para que los estudiantes de derecho alcancen un nivel ideal de conocimientos y preparación, como continuar sus estudios y obtener el título más reconocido.

Un objetivo crucial para cualquier comunidad es transmitir y fomentar la equidad. Por ello, un jurista debe estar preparado para afrontar cualquier problema que pueda surgir. 


Ramas

Aunque la finalidad del derecho es resolver los desacuerdos en materia jurídica, las principales tareas del profesional difieren en función de la rama en la que trabaje.

El derecho se organiza principalmente en dos ramas, cada una de las cuales se subdivide a su vez en categorías académicas más particulares:

El objetivo básico del derecho público es promover la igualdad jurídica de todos los individuos.

  • Derecho Constitucional.
  • Derecho Migratorio.
  • Derecho Administrativo.
  • Derecho Internacional Público.
  • Derecho Procesal.
  • Derecho Fiscal.
  • Derecho Político.
  • Derecho Penal.

El derecho privado está orientado a las sociedades más especializadas.

  • El derecho civil es el que rige a las personas.
  • El derecho mercantil es una rama del derecho que se ocupa de las transacciones comerciales
  • El Derecho Internacional Privado.

Campo de trabajo

El campo profesional de la carrera que desea cursar es uno de los factores más importantes a tener en cuenta a la hora de tomar su decisión. Se trata del sector en el que trabajará después de graduarse.

En contra de la creencia popular, esta licenciatura tiene un ámbito profesional más amplio de lo que parece, ya que podrá trabajar de forma individual, en un despacho, para empresas, para la administración, para instituciones educativas, etc.

Como resultado, podrá establecer su propio bufete de abogados. Otra posibilidad es que forme parte de un grupo de trabajo que, a su vez, forme parte de una corporación que requiera la atención de casos en diversas áreas, como la administrativa, la fiscal y la laboral.


Habilidades que debe tener un licenciado en derecho

Poseer un buen conocimiento del idioma y ser capaz de expresarse oralmente

No sólo en los tribunales, sino también en el trato con los clientes, esto es fundamental. Es importante tener un conocimiento profundo del tema y la capacidad de transmitirlo con claridad y exactitud. Con años de experiencia jurídica, cualquiera puede aprender a hablar con eficacia. Por otro lado, aquellos que tengan esta habilidad intrínseca, tendrán una ventaja sobre los demás.

Capacidad o hábito de lectura

Los abogados deben leer continuamente, y es fundamental que comprendamos lo que leemos con rapidez y eficacia. Quien carezca de estos dos rasgos tendrá dificultades para satisfacer las expectativas de esta carrera en numerosas ocasiones.

Habilidades interpersonales

Puede ser un abogado competente y de confianza, pero debe promocionar sus servicios y saber venderse. Profesionalmente, las personas seguras de sí mismas y extrovertidas tienen siempre más éxito que las que no lo son.

Orden y disciplina

Debemos tener siempre presentes los plazos, las prescripciones y las fechas ineludibles, entre otras cosas. Para ello debemos ser capaces de planificar bien, ser disciplinados y organizados. Podemos lograr mucho más en menos tiempo con una buena preparación.

Adaptabilidad e imprevisibilidad

Es fundamental buscar opciones alternativas y no ceñirse a las estrategias que hemos examinado durante el juicio. Dado que los testigos, los peritos, los demandantes, los acusados y otros pueden modificar su testimonio en la sala, debemos improvisar en la mayoría de los casos.

Tener una sólida base psicológica

A veces trabajamos más como psicólogos que como abogados. Debemos ser capaces de escuchar a nuestros colegas para descubrir una solución y responder a las expectativas del cliente. Algunas dificultades requieren la implicación del abogado en el problema y su capacidad de simpatía. El cliente lo disfrutará, se sentirá comprendido y le dará la seguridad que busca en un profesional.

Comportamiento conciliador y diplomático 

Es esencial cuando se trata de consumidores difíciles o que merecen un trato humanitario cuando la situación lo requiere.

Poseer la capacidad de actuar con independencia

A menudo nos encontramos con retos nunca antes vistos. Tenemos que saber encontrar rápidamente la información correcta. Con la introducción de Internet y las nuevas tecnologías, ahora es más necesario saber dónde encontrar la fuente de información correcta que saber qué buscar.